Virgen Asunta. Reina y Patrona de la Fidelísima Ciudad de Chachapoyas

Breve Historia y descripción de Virgen Asunta

 

http://virgenasuntachachapoyas.blogspot.es/img/Virgenasunta.jpg

 

La Imagen de María, Asunta al cielo, es la patrona de la fidelísima Ciudad de Chachapoyas en el Perú.

 

Es una talla de la escuela de Quito (Ecuador), que según muchos especialistas debe datar de finales del s. XVII o del s. XVIII, por las características que presenta la talla, que es una imagen para vestir.

 

Fue traída de Quito a Chachapoyas junto con la imagen de Jesús Nazareno (que sale en procesión en Domingo de Ramos) por don Julián Monteza el año de 1842, para venerarlas particularmente en su hogar, formado por su esposa doña Mariquita Méndez Becerril y sus hijos, cuya casa está ubicada en la plaza mayor de la ciudad, donde actualmente funciona el Colegio Particular "Alfred Nobel" y que está escrita dentro del patrimonio inmueble del Perú, por su historia y tradición.

 

Una vez ubicada las dos imágenes en su casa, reunió un gran número de fieles, esto provocó que Mons. Pedro Ruíz visite a don Julián para sugerirle trasladar las imágenes a la Catedral o a uno de los templos de la ciudad, se dice que don Julián se negó, pues eran de su propiedad familiar y que por la noche dos sueños reveladores le cambiarían de parecer. En el primero vio la imagen de Jesús Nazareno entrar en la iglesia de Santa Ana (donde actualmente funciona el museo etnohistórico y religioso del mismo nombre) y perderse en mitad del templo, y el segundo donde veía como la Virgen bajaba entre nubes pidiéndole una ermita en las faldas del cerro de Luya Urco. Al día siguiente y sin perder tiempo, don Julián Monteza bajo veña de Mons. Pedro Ruíz, mando edificar en la iglesia de Santa Ana una capilla lateral para la imagen de Jesús Nazareno y a petición de don Julián, doña Josefa Candamo adquirió de doña María Llanos su casa y huerto para la edificación de una capilla en honor de la

Virgen Asunta. Se dice que mientras se edificaba la capilla se oía el tañir de una lejana campana, que al ser buscada por los trabajadores, nunca era encontrada.

 

Pasaron muchos años y la devoción del barrio de Luya Urco hacia la imagen de la Virgen se acrecentó, contagiando al resto de los barrios, que en esa época solo eran cuatro: La Laguna, Yance, Santo Domingo, y Luya Urco.

 

Tanta era la devoción que el pueblo de Chachapoyas le tenía a la imagen que era proclamada ya, como una de las protectoras de la ciudad, compartiendo devoción con imágenes de mucha más antiguedad que ella, como la Virgen de la Merced, la Virgen de Belén o el mismo Señor de Burgos. Más se encendió esta devoción cuando Pío XII, proclamó el dogma de la Asunción el 1º de Noviembre de 1950, mandándose coronar a las imágenes que representen a la Asunción de María Santísima, coronación que emprendió marcha al petitorio de Chachapoyas a la santa sede de la Coronación Canónica de la imagen como Reina y Patrona de la ciudad, este petitorio fue trabajo de la orden salesiana a pedido del Siervo de Dios, Mons. Octavio Ortiz Arrieta, durante todo el año de 1951, lográndose que Pío XII firme el Rescripto Pontificio que autorizaba tal coronación el 16 de abril de 1952.

Para esto Mons. Octavio tomó la cabeza de la organización de la ceremonia de Coronación Canónica, una de las más importantes que se celebran dentro de la iglesia, pues representa el amor de un pueblo, región o nación. Principalmente se preocupó en la confección de la corona, que fue mandada hacer por amazonenses que residían en Lima, toda de oro y piedras preciosas de diferente variedad, entre las que destacan rubíes, aguamarinas, rosas francia, záfiros, etc. La ceremonia fue fijada para el día de la Solemnidad de la Asunción: 15 de agosto del mismo año.

Se dice que más de 6 000 personas, venidas de todos los rincones de Amazonas, autoridades eclésiasticas peruanas y pueblo en general estuvieron en la ceremonia, llevada a cabo en la Plaza Mayor de la ciudad, pues en el edificio de la catedral era imposible que ingrese tanta asistencia. La Imagen de la Virgen Patrona salió en andas desde la Basílica mientras el coro del colegio Seminario Jesús María, entonaba por primera vez el Himno de la Coronación, compuesto en música por el ilustre músico don Ángel Alvarado Valdez y en letra por su esposa, la poetisa moqueguana doña Amparo Baluarte. Luego de la Misa Pontifical presidida por Mons. Octavio, se dio paso al acto de la Coronación, previamente el santo obispo de Chachapoyas dio lectura a la plegaria compuesta por él a la Santa Virgen, que hizo derramar gruesas lágrimas de emoción entre la multitud y mucho más cuando el anciano y cansado obispo, peregrino del nororiente peruano, colocó la presea en las sienes de la Imagen, estallando vítores y aplausos en toda la plaza mayor. Seguidamente se dio inició a la primera procesión de la imagen como patrona de la ciudad, para esto se había acondicionado una carroza en donde un promedio de 20 niños vestidos de ángeles acompañaban a la Santa Patrona.

 

Desde esa fecha hasta hoy, han pasado ya más de 57 años, en donde se ha vivido con aférrimo cariño cada 15 de agosto en esta ciudad. Una fiesta pomposa que este año se pretende rescatar, siguiendo con nuestro ánimo católico, nuestra cultura e identidad propia de un pueblo como Chachapoyas, con 471 años de antigüedad.

 

 

Ilustración: Detalle del afiche elaborado para los 50 años de Coronación (2002)

 

Comentarios

¡ENTIENDO UN POCO¡

bueno no lo entiendo

me parecve muy bonita esta del uno , una razon más para sentirse orgulloso de ser chachapoyana de corazón gracias ahora ya se como llego nuestra patrona a esta fidelisíma ciudad de chachapoyas

un mensaje maravilloso que que llena de alegria, y alimenta nuestra fe asia nuestra patrona y sobre todo a los chachapoyanos como yo. felicitaciones

Gracias por la informacion... :)

la historia esta muy bonita

Añadir un Comentario: